La gastronomía de Castilla y León es muy rica y variada. Los cocidos, los asados, embutidos y los dulces son los emblemas de esta comunidad autónoma, pero si hay un plato que destaca por encima del resto es el cochinillo de Segovia.

Origen del Cochinillo

El cochinillo forma parte de la gastronomía Segoviana desde hace cientos de años. La receta ha pasado de generación en generación, pero siempre conservando su especial sabor y aroma. Desde el año 2002 la Junta de Castilla y León declaró este plato la categoría de Marca de Garantía por haberse convertido en emblema de la comunidad autónoma y por dar visibilidad a la gastronomía de Castilla y León.

Para su preparación los animales son criados en granjas durante aproximadamente tres semanas momento en el que ya están listos para su consumo. El cochinillo aún hoy en día es asado en un horno de leña tradicional. Para hacerlo se coloca al animal de espaldas y se abre el espinazo. Posteriormente se pone en una cazuela con agua y manteca y se mantiene en el horno durante tres horas. Por último se parte el cochinillo con un plato y ya está listo para comer.

¿Por qué comer cochinillo?

El cochinillo es uno de los platos más sabrosos que puedas encontrar en la gastronomía española y una de sus señas de identidad. La cultura de Segovia no se entiende sin este plato. Su sabor es reconocido internacionalmente y hace que millones de turistas al año prueben este plato. Su carne es suave y blanca y su piel crujiente. Ideal para enseñar la gastronomía española a una persona que no la conozca. Este plato es perfecto para cualquier ocasión y evento.  Bodas, bautizos, comuniones o cualquier tipo de celebración. Confía en hoteles como la Portada de mediodía que te ofrece la mejor elaboración de cochinillo de Segovia y la mejor atención de la región.