Una de las prácticas más habituales a la hora de crear una buena imagen de marca interna son los eventos de empresa. Con ellos, no solo tenemos un detalle con nuestros empleados, sino que marcamos la diferencia con nuestros competidores y conseguimos retener el talento. ¿Por qué, por ejemplo, Google está tan bien valorada? Básicamente, porque es una compañía que cuida a sus trabajadores y fomenta, a través de sus iniciativas, el trabajo en equipo. Esto, a la larga, se traduce en una mayor productividad y mayores beneficios para todos. Si seguimos una serie de pautas, nosotros también podremos lograrlo.

Crear buenas experiencias

Todos los eventos que se precien tienen que conseguir dejar huella, un buen recuerdo en la mente de los asistentes. ¿Cómo? Ante todo hay que cuidar tanto la organización como la planificación previa. Si, por ejemplo, no se cumplen los horarios pactados, se va improvisando sobre la marcha o no hay una buena comunicación, es muy difícil que las cosas salgan bien y que los trabajadores queden contentos.

Eventos gastronómicos

La gastronomía segoviana es uno de nuestros puntos fuertes. Una buena idea es organizar una comida en la que se cuide hasta el mínimo detalle. Puedes escoger un restaurante a las afueras de Segovia, para disfrutar de la máxima tranquilidad, con un jardín donde poder conversar y bien iluminado, que aporte cierto toque hogareño.

En el caso del menú, es imprescindible que sea de máxima calidad, basado en productos de temporada y naturales que garanticen la máxima frescura. Si, además, preparas una carta opcional para gente que tenga alergias o intolerancias, habrás ganado muchos puntos en tu reputación como empresa.

Tener alguna sorpresa preparada

Si te decantas por hacer un evento gastronómico, ¿por qué no dejar pequeños regalos de empresa sobre las mesas? No se lo van a esperar, subirás puestos en reputación y les vas a dejar un grato recuerdo.