Segovia para ver, Torrecaballeros para comer” asegura el extendido chascarrillo. El antiguo Oter de Caballeros es hoy un exitoso destino elegido por toda suerte de madrileños y castellanos amantes de los asados. Se encuentra a las afueras de Segovia, en la N-110, una de las carreteras preferidas de este cronista; sus curvas albergan paisajes únicos, sabrosos retazos de gastronomía tradicional y poblaciones que son reflejo de puñados de historia.

Un pueblo con historia

Durante siglos fue un pueblo de ganaderos y herradores. Su ubicación en las faldas de la Sierra de Guadarrama facilitaba el paso de ganado. Un pueblo sencillo y poco conocido hasta que se estableció el primer asador hace unos treinta inviernos.

Artículo completo