El emblemático cochinillo asado es uno de los pilares de la cultura de Segovia, pero ¿sabías también que en la gastronomía segoviana nos encontramos con todo un mundo de guisos donde las legumbres, las hortalizas y las carnes son las protagonistas?

Un buen guiso resucita a cualquiera

Por su ubicación geográfica, situada en el interior de la península, cerca de la sierra de Guadarrama y de una meseta norte de inviernos largos y fríos, Segovia apuesta por los platos de cuchara como los guisos. En ellos, los ingredientes base utilizados son los propios de la tierra, ya que esta técnica culinaria permite recurrir a numerosos productos. Ya sea en un guiso de pescado, de legumbres o de vegetales, el rehogado y la cocción a fuego lento confieren a las salsas esa melosidad y concentrado de sabores que harán disfrutar a los paladares más exquisitos.

Los platos más tradicionales

Si visitas nuestra ciudad, encontrarás estas elaboraciones típicas allá donde vayas:

– Judiones de La Granja. Esta legumbre local destaca por ser tierna y sabrosa, así como por su gran tamaño. En la receta tradicional el cerdo es imprescindible. Chorizo, morcilla, panceta u oreja acompañan gustosamente a tan preciada judía blanca.

– Sopa castellana al estilo segoviano. Un sustancioso caldo de huevo, pan, ajo y jamón, aderezado con pimentón y aceite de oliva. Constituye el ejemplo máximo de una cocina tradicional, sencilla y nutritiva.

En Segovia podrás degustar reconfortantes guisos para todos los gustos, con recetas que van desde la elaboración más tradicional a su versión más vanguardista, ideal para celebraciones y eventos. Son platos llenos de sabor, elaborados con los mejores ingredientes locales, que nos transportan a esa cocina en la que gozamos de la compañía de la familia o los amigos. Disfruta de la tradición y el buen sabor alrededor de una cazuela en La Portada de Mediodía en Torrecaballeros, Segovia.