Si hay un postre sencillo, humilde y sin embargo delicioso, esas son las torrijas. Con su sencilla elaboración a base de pan, huevos, leche y miel o azúcar en su versión más tradicional,nos recuerdan a los sabores de la cuaresma y la Semana Santa. Sin embargo, su origen nada tiene que ver con estas fiestas de carácter religioso.

En cuanto a su nacimiento, se tiene constancia de que ya en época romana se elaboraba un postre similar, este antiquísimo origen no es sorprendente debido a la sencillez de la receta. Posteriormente, durante la Edad Media, era un postre muy consumido por las mujeres que acababan de parir, debido a la creencia de que la leche que contenían ayudaba en la lactancia. Es en el siglo XIX cuando su uso se extiende a toda la población, y se empieza a relacionar con la Semana Santa y la cuaresma.

 

Hoy en día, las torrijas se reinventan

Actualmente, si bien las torrijas más tradicionales siguen teniendo mucho éxito en cualquier época del año, también han sabido adaptarse a nuestros tiempos, y los reposteros y restauradores han incorporado nuevas versiones y sabores que han llevado este postre a su mejor momento. Así, podemos encontrar en el mercado sabores como el café, chocolate, arroz con leche, con sabor a flan, caramelizadas, con toffee, o incluso sabores tan exóticos como el té verde matcha.

Uno de los grandes postres de nuestra gastronomía

Al igual que en muchos puntos de nuestro país, las torrijas también forman parte de la gastronomía segoviana. Si deseas conocer más acerca de la cultura de Segovia y conocer los mejores platos de esta provincia castellana, en La Portada de Mediodía podrás descubrir platos elaborados con los mejores productos, en un lugar donde la tradición gastronómica castellana y la vanguardia del siglo XXI se dan la mano. Y no olvides finalizar la experiencia con unas deliciosas torrijas.